Salud

Síncope Vasovagal Más Que Un Simple Desmayo

27 Jun , 2017  

El síndrome del síncope vasovagal o neurocardiogénico es la pérdida temporal de la conciencia seguido por el regreso a la plena vigilia. Esta pérdida del sentido puede ir acompañada de pérdida del tono muscular resultando en una caída.

causas del síncope vasovagal

El desmayo en esta oportunidad no es causado por un traumatismo craneal, ya que la pérdida de conciencia después de una lesión en la cabeza se considera una conmoción cerebral. Sin embargo, esto puede causar lesiones si la persona se cae y se lastima.

Antes de tener un episodio del síncope vasovagal, se pueden llegar a experimentar algunos de los siguientes signos:

  • Piel pálida
  • Mareos
  • Visión borrosa
  • Sudor frío y húmedo
  • Náuseas
  • Sentirse caliente
  • Bostezos
  • Dolor de cabeza
  • Cólicos con necesidad de ir al baño

Es por ello que durante el episodio, las personas que rodean al paciente pueden notar cambios como:

  • Movimientos bruscos y anormales
  • Pulso débil y lento
  • Pupilas dilatadas

La recuperación después del desvanecimiento generalmente comienza en menos de un minuto. No obstante, si la persona se levanta demasiado pronto después del reaccionar corre el riesgo de recaer en cualquier momento.

Causas del síncope vasovagal

Esta es una de las causas más comunes de los desmayos. La disminución del flujo sanguíneo puede ocurrir por diversas razones, entre ellas se incluyen:

  • Fallas del corazón al bombear la sangre.
  • Los vasos sanguíneos no tienen suficiente capacidad para mantener la presión sanguínea.
  • No hay suficiente sangre o líquido dentro de los vasos sanguíneos.

O bien, una combinación de razones. El síncope vasovagal clásico se desencadena por la falta de equilibrio entre los productos químicos de la adrenalina y la acetilcolina en el organismo. Es por ello que el proceso normal se interrumpe.

La adrenalina estimula al cuerpo, incluyendo el latir del corazón más rápidamente y por ende los vasos sanguíneos se tornan más estrechos, lo que aumenta la presión arterial. Por otro lado, la acetilcolina se encarga de hacer lo contrario.

De esta manera, cuando el nervio vago se estimula, el exceso de acetilcolina se libera, la frecuencia cardíaca se ralentiza y los vasos sanguíneos se dilatan. Esto hace que la sangre sea más difícil para bombear al cerebro. Esta disminución temporal del flujo sanguíneo al cerebro es la que termina causando el episodio.

A veces no existe un factor desencadenador clásico. Por lo que algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Estar de pie durante largos períodos de tiempo.
  • Exposición al calor.
  • Miedo a lesiones corporales.
  • Presión fuerte, como una evacuación intestinal.
  • Ver sangre.

Esto puede ser un signo de una condición más grave, como un trastorno del corazón o del cerebro. Por lo que es recomendable que después del primer desvanecimiento se consulte a un médico, especialmente si nunca se había experimentado.

Diagnóstico

Para descartar causas más graves de los desmayos como trastornos cardíacos o neurológicos, el médico podría recomendar una serie de pruebas. Estas pueden incluir:

sincope vasovagal

  • Análisis de sangre: se trata de buscar una condición como la anemia, esta podría estar causando o contribuyendo a los desvanecimientos.
  • Electrocardiograma: esta prueba registra las señales eléctricas que produce el corazón. De manera que se pueden detectar los ritmos cardíacos irregulares y otros problemas.
  • Ecocardiograma: se realiza para buscar condiciones como problemas en la válvula que podrían estar ocasionándolo.
  • Prueba de esfuerzo: de manera que se puedan registrar los ritmos cardiacos durante el ejercicio.

Otra de las pruebas que podría sugerir el médico tratante para determinar la causa si no se observa ningún tipo de problema cardíaco, es el Tilt table test o prueba de mesa de inclinación. La cual consiste en:

  • Permanecer acostado sobre una mesa basculante durante al menos una hora.
  • Al poco tiempo esta cambiará de posición, inclinándola en varios ángulos.
  • Un técnico se encargará de controlar los ritmos cardiacos y la presión arterial para comprobar si los cambios de postura le afectan.

De no obtener resultados que arrojen algún signo de atención, el técnico se encargará de provocar el episodio vasovagal. A manera de comparar los niveles de presión que han manejado durante la prueba y al experimentar el cambio.

Para obtener los mejores resultados, es importante que se tomen en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Evitar consumir antigripales, antialérgicos o antidepresivos 48 horas previas al examen.
  • Ir acompañado y no conducir después de la prueba.
  • Llevar el historial de registro de los exámenes que se haya realizado anteriormente.
  • Evitar comer o fumar en las tres horas previas a la cita.
  • Utilizar ropa holgada.

Medidas para controlarlo

El síncope vasovagal suele ser inofensivo y no requiere tratamiento. Es posible que un especialista se encargue de ayudar a identificar los desencadenantes de los desmayos y las medidas para controlarlos.

En el caso de experimentar episodios que interfieran en la calidad de vida de las personas, se pueden sugerir algunas de estas situaciones:

  • Terapias: existen algunas formas para disminuir la acumulación de sangre en las piernas. Estas pueden incluir ejercicios para los pies, usar medias de compresión o tensar los músculos de las piernas al estar de pie.
  • Medicamentos: un fármaco llamado fludrocortisona que se utiliza para tratar la presión arterial baja puede ser útil en su prevención.
  • Cirugía: en una situación muy rara, para ayudar a las personas que no les han funcionado otras medidas se podría insertar un marcapasos eléctrico para regular los latidos del corazón.

Otra de las soluciones que podría indicar un especialista es que si el paciente no tiene presión arterial alta probablemente deba aumentar el consumo de sal en la alimentación. También podría recomendar:

  • Evitar permanecer de pie prolongadamente.
  • Mantenerse hidratado en los lugares calurosos.
  • Evitar espacios cerrados con gran acumulación de personas.

Si bien es cierto, es posible que no siempre se pueda evitar. Pero, existe una manera de reducir las lesiones. Llegado el momento de sentir que es posible presentar un desmayo, será necesario que la persona se acueste y levante las piernas.

Por otro lado, de no poder acostarse, deberá sentarse y colocar la cabeza entre las rodillas hasta sentirse mejor. De esta manera, la gravedad mantiene la sangre fluyendo hacia el cerebro.

La entrada Síncope Vasovagal Más Que Un Simple Desmayo se publicó primero en Ahora Salud y Bienestar.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *