Salud

Alexitimia: ¿El vacío de las emociones?

21 Mar , 2017  

Las emociones nos sirven a los seres humanos para establecer relaciones y asociarnos con los demás, para comunicarnos, para ser conscientes del entorno que nos rodea, tomar acciones y expresar nuestras ideas, entre otros. Todos hemos tenido algún momento en nuestras vidas o hemos estado en una situación  donde sintamos que desbordamos energía y emoción, o al contrario, cuando nos sentimos enfadados, frustrados o en una profunda tristeza.

Ciertamente, los sentimientos forman parte de nosotros, y a pesar de que hay personas más racionales o emocionales que otras, siempre están presentes en la vida cotidiana, formando parte de  nuestros comportamientos o actitudes en la sociedad.

La parte del cuerpo que se encarga de controlar estas emociones es el sistema límbico, la región del cerebro fundamental para regular los estados de ánimo; todas las emociones que sentimos se encuentran en esta red de neuronas.  Pero ¿Qué pasa cuando a una persona se le hace imposible identificar lo que siente?

Allí es donde aparece la alexitimia, este es un trastorno desadaptativo psicológico en el cual la persona que lo padece es incapaz de identificar o expresar sus emociones, las propias o las de otros. Para ellos, describir verbalmente lo que sienten supone una gran dificultad.

Este trastorno afecta a sus relaciones interpersonales, debido a que estas personas no manifiestan entusiasmo o empatía, esto puede verse en situaciones como cuando reciben buenas noticias, celebraciones de amigos, o momentos de tristeza donde no demuestran que están afectados, como la muerte de un ser querido.  Esto hace que se vean como sujetos pragmáticos y fríos, carentes de sensibilidad.

Además, la alexitimia se encuentra en diferentes patologías, es común que se presente en el espectro autista con una probabilidad de 80 a 90%; pero también puede ser causada por otros factores, como lesiones cerebrales o tener traumas de la infancia.

Diversos estudios neurológicos han estudiado detenidamente este trastorno, y han detectado en pacientes anomalías en la región cerebral cuya función es vincular nuestras emociones con el área que las formula y analiza. También pudieron ver que su actividad cerebral en situaciones que les son emotivas o son muy leves o muy intensas, y esto no permite apreciar correctamente la experiencia emocional.

El comportamiento de los que sufren de alexitimia como es la enfermedad de alexitimia

Se diagnostica observando cuidadosamente al paciente o por él mismo mediante la auto-observación, se puede detectar por sus acciones, o su nivel de expresividad en momentos de su día a día. Así mismo, la incapacidad de describir lo que sienten no es su única característica, aquí te mencionamos cómo se comporta una persona con alexitimia:

  • Son personas muy calladas, hablan poco y no suelen intervenir en las conversaciones.
  • Carecen de empatía, no comprenden las emociones de los demás.
  • Tienen apariencia de ser aburridos, y mostrarse serios siempre.
  • Son conformistas.
  • Tienen bajos niveles de introspección y no fantasean, tampoco suelen tener ensoñaciones, su capacidad de soñar es limitada.
  • Este trastorno afecta su vida sexual, carecen de deseo y tienen impotencia.
  • Les cuesta mantener vínculos afectivos con sus relaciones interpersonales.
  • Son propensos a aislarse socialmente.
  • Tienen dependencia emocional en sus relaciones.
  • Son individuos racionales en exceso, sus decisiones se enfocan en lo más práctico y concreto.
  • Se les dificulta diferenciar los sentimientos corporales de los emocionales.
  • Sus expresiones faciales son rígidas.

Un método muy utilizado para determinar la existencia es “la escala de Toronto”, pero sirve como complemento a la observación, sin sustituirla como diagnóstico.

Causas principales

causas de alexitimia

No todos los pacientes poseen el mismo grado de este trastorno, y sus causas pueden variar; sin embargo, los bajos niveles son frecuentes alrededor del mundo, con un porcentaje de más del 10% de población que lo padece, y siendo más común en los hombres.

Esta se divide en dos tipos dependiendo de sus causas, te las explicamos:

Alexitimia Primaria 

Se origina por causas biológicas o daños neurológicos como tumores cerebrales, parkinson, ictus o esclerosis múltiple, también por consumo de drogas o genética, haciendo que se desarrolle en la infancia.

En este tipo el déficit neurológico impide que exista una buena comunicación entre el sistema límbico y el neocórtes (que se encarga de la razón); e interfiere con los hemisferios del cerebro, con la parte izquierda (implicada en el lenguaje) y la parte derecha (encargada de regular nuestras emociones).

Alexitimia Secundaria 

Esta se origina como consecuencia de traumas psicológicos, debido a situaciones traumáticas en la infancia, estrés en exceso, haber sido maltratado en el pasado o en la vida adulta, entre otros. Igualmente, puede deberse a no haber tenido un aprendizaje emocional adecuado de niño o padres no muy afectivos e indiferentes.

La alexitima secundaria es más un mecanismo de defensa que tiene la persona para reprimir sus emociones o permanecer en un estado de negación de los traumas de su pasado; es por ello, que estos pacientes suelen padecer también del trastorno por Estrés Postraumático (TEP) u otros problemas como anorexia, depresión o adicción a las drogas.

 ¿Cuál es su tratamiento? 

Generalmente las personas que tienen este trastorno no buscan ayuda voluntariamente sino que son presionados por sus seres queridos, que son quienes realmente están sufriendo los síntomas de la alexitimia.

El tratamiento consiste en ayudar al paciente a saber reconocer sus emociones y a enfrentar situaciones que le produzcan estrés para que pueda regular lo que siente.  Así podrá identificar sus sentimientos para manejar cualquier circunstancia (si está feliz, preocupado, frustrado, desanimado o temeroso).

Se debe tratar mediante el desarrollo cognitivo para que logre estar consciente de su estado emocional, el especialista le aplica los siguientes pasos:

  • Identificar lo que sienten los demás y él mismo.
  • Asimilar las emociones para que tome acciones o decisiones adecuadas como: “te traté así porque estaba preocupado”.
  • Ayudarlo a entender las señales de los sentimientos negativos, como cuando surge la tensión de que se está enojando o irritando.
  • Utilizar técnicas psico-educativas a través de la lectura, enseñarle cuales son las conductas correctas para relacionarse con los demás y aprender a comunicarse.

La entrada Alexitimia: ¿El vacío de las emociones? se publicó primero en Ahora Salud y Bienestar.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *